Lanzamiento del Programa de Maestría en Educación Física

El jueves 11 de abril se realizó el lanzamiento y presentación del Programa de Maestría en Educación Física (ProMEF) en la sede «Irene Preobrayensky», ubicada en Malvín Norte. El Director de ISEF, Dr. Gianfranco Ruggiano, compartió el siguiente texto con el demos universitario:
«Señor Rector de la Universidad de la República, señor Secretario Nacional del Deporte, autoridades universitarias que nos visitan, compañeros y compañeras de ISEF, colegas del campo de la educación física, y muy especialmente maestrandas y maestrandos del ProMEF, buenas noches. En momentos en que el pueblo uruguayo organizado está movilizándose para defender la democracia y se manifiesta, una vez más, en contra de la impunidad, y cargando con la contradicción de no haber podido hacernos presentes allí, es un gusto contar con su presencia en ISEF en el día de hoy, para realizar el lanzamiento de la Maestría en Educación Física.
Si bien como Director de ISEF me toca integrar esta mesa, corresponde decir, en primer lugar, que el ProMEF es un síntoma del crecimiento institucional que se ha venido consolidando progresivamente y gracias al trabajo y al esfuerzo de un colectivo docente, estudiantil, de egresados y de funcionarios T/A/S, en un muy largo período de tiempo cuyo inicio yo no me atrevería a determinar. En este sentido, es un logro fundamental de la institución en su conjunto. No el logro de un grupo de docentes que consiguieron rápidamente hacer una transición hacia un institucionalidad universitaria; mucho menos el logro de una Directora que haya comprendido la importancia de impulsar la producción de conocimiento en el campo académico de la educación física. El ProMEF es, desde mi perspectiva, uno de los más importantes logros de una institución universitaria, que como tal tiene sus contradicciones, sus disputas internas, sus perspectivas encontradas respecto de cuáles son los rumbos que deberían seguir la extensión, la investigación y la enseñanza en ISEF.
Y una de sus principales fortalezas es, justamente, el haberse gestado como fruto del diálogo a partir de estas mismas contradicciones, disputas y perspectivas encontradas.
Hoy ISEF está lanzando su primera oferta de formación de posgrado, el ProMEF; aunque corresponde la aclaración… esta es la primera que se ofrece luego del pasaje al ámbito universitario; existen antecedentes que han sido y serán importantes insumos de trabajo. Para quienes hemos estado involucrados directamente en todo el proceso previo, casi podría parecer un día más en el largo proceso de formulación del PEMEF (así se llamaba la propuesta original), de diálogos con la CAP-UdelaR, de conformación de la CAP-ISEF, de consultas a la Dirección General de Jurídica, de la reformulación a partir de las evaluaciones externas recibidas, de discusiones internas, del trabajo con cada una de las secciones académicas y administrativas de la institución que darán sostén al ProMEF, de las conversaciones con referentes académicos de un sinnúmero de instituciones que contribuyeron a que este Programa de Maestría en Educación Física fuera posible, de la difusión de la aprobación a nivel del CDC, de apertura de inscripciones,
evaluación de las postulaciones y selección de la primera cohorte, preparación de cursos, designación de un Coordinador Académico de la Maestría… y un muy largo etcétera.
Y vaya si estamos muy lejos de que este día sea un día más para una institución como ISEF!!! Vaya si tendremos que darnos un momento para mirar en perspectiva, y reconocer que muchas cosas se han logrado en este aún breve tránsito dentro de la UdelaR. Vaya si esa misma perspectiva podrá darnos elementos para reconocer que, al mismo tiempo que queda mucho trabajo para hacer, mucho camino para seguir andando, y mucho aprendizaje institucional para seguir consolidando, que al mismo tiempo que todo esto, hoy tenemos un muy buen motivo para celebrar…
Como complemento de todo lo anterior, el ProMEF es también un compromiso institucional que se ratifica. En primer lugar, un compromiso frente a nosotros mismos y nosotras mismas, en tanto este programa será posible en la medida en que lo sostengamos colectivamente; casi inmediatamente, un compromiso frente a la Universidad de la República, una institución que en muchos sentidos sigue procesando que existe tal cosa como un campo académico de la educación física; casi simultáneamente y como un elemento fundamental de lo anterior, un compromiso frente a otros actores de este mismo campo académico, tanto a nivel nacional, como internacional, actores necesarios, porque sin debates fraternos y con horizontes amplios no es posible la producción de conocimiento; y finalmente, un compromiso con la sociedad uruguaya en su conjunto, que tiene importantes necesidades de formación en el área de la educación física, a las cuales debemos proponernos seriamente atender, y que ojalá encuentren en el ProMEF un espacio propicio para formular nuevas preguntas que dialoguen con esas necesidades. En este segundo sentido, el ProMEF deberá ser (y no tengo dudas de que esto será así) apenas el primer paso dado en el camino de consolidar la oferta de formación de posgrado de ISEF. A la mayor brevedad debemos lograr complementar el ProMEF con Especializaciones Profesionales, y probablemente un poco más tarde será necesario darle continuidad, a través de un programa de Doctorado.
De esta manera ISEF ha venido trabajando sostenidamente desde hace varios años, asumiendo con compromiso los desafíos, y buscando proyectar, a partir de los logros colectivos, las acciones futuras. Y en este camino institucional el ProMEF marca, sin dudas, un punto de inflexión. Y sería muy importante que el torbellino de una cotidianidad que nos llama siempre a resolver lo urgente no nos haga perder de vista esto…
Si es cierto que el ProMEF es un síntoma de un grado de consolidación relativa en la producción de conocimiento, no menos cierto es que constituirá una estructura fundamental a partir de la cual proyectar esa misma producción. Del mismo modo, si esta Maestría se nutre de la acumulación que ISEF ha logrado en cuanto a la producción de conocimiento, también será una herramienta fundamental para que algunos desequilibrios entre regiones del país y entre áreas de concentración puedan revertirse. Si es desde los nóveles Departamentos Académicos de ISEF desde donde se nutre y se sostiene la Maestría en Educación Física, ella será también un espacio fundamental para la formación de quienes están iniciando su carrera docente en ISEF hoy, dentro de esos mismos Departamentos Académicos.
Por último, me gustaría mencionar un elemento que considero central. Desde hace varios años se ha venido construyendo una idea muy potente (y de hecho yo pertenezco a una generación estudiantil que realizó su tránsito institucional en el momento en que esta idea fue adquiriendo forma), una idea que ha marcado un rumbo muy claro: “Construir universidad en el ISEF”. Con muchos errores, y con algunos aciertos, este ha sido un lema que, reitero, ha impulsado procesos fundamentales de los últimos años, tales como el incremento de cupos en Maldonado, Montevideo, y Paysandú, y la apertura de una nueva Licenciatura (en conjunto con la ANEP) en Rivera, procesos de estímulo a la formación de posgrado de docentes, de esfuerzos sostenidos por la profesionalización de las tareas académicas, técnicas, administrativas y de servicio en ISEF, de actualización y mejora de la calidad de la formación en educación física, de producción de conocimiento, entre otros. Hace algo más de un año, al asumir el cargo de Dirección de ISEF, proponía que desde mi perspectiva, es un momento propicio para avanzar un paso más (podríamos decir, para redoblar la apuesta), y proponernos construir un lugar para ISEF dentro de la universidad. Quizás esta segunda idea estuviera ya implícita en la formulación anterior, pero tengo la impresión de que es muy importante darnos espacios para preguntarnos de qué manera ISEF va a aportar en la permanente reconstrucción de una Universidad de la República signada por un dinamismo perpetuo, que se nos presenta disimulado en una aparente inamovilidad. Si es cierto que “lo universitario” era algo relativamente ajeno para ISEF, con no menos desconocimiento, la propia universidad recibió a ISEF en su seno. También en este sentido el ProMEF viene a irrumpir de una manera inédita, y nos brinda (como ISEF, y también como universidad) un insumo para preguntarnos cuál es el modelo de universidad que nos proponemos construir para el Uruguay. Considero muy importante señalar que, en primer lugar, es la UdelaR la que hoy ha incorporado una nueva formación de posgrado, y no ISEF. Hoy la UdelaR tiene una Maestría en Educación Física… y me pregunto (aunque conozco la respuesta a esa pregunta), si esto no tomó por sorpresa a una parte importante de la institución de la cual somos parte. Reformular esta idea que ha guiado nuestras decisiones, y enfatizar que no es suficiente construir universidad en ISEF, sino que también tenemos que proponernos construir un lugar para ISEF en la universidad, implica asumir esta responsabilidad de mirar más allá de nuestras propias paredes, de introducirnos en los complejos procesos y en las intrincadas estructuras que esta institución tiene, y de entender como propios los problemas que la UdelaR hoy atraviesa. Me gusta pensar que estos momentos, simbólicamente tan importantes, pueden ayudarnos en ese sentido.
Finalmente, me permito saludar a quienes componen la primera cohorte del ProMEF, vayan los correspondientes deseos de éxitos en esta nueva etapa de formación. También, una vez más, a quienes nos acompañan, muchas gracias por estar presentes hoy… ISEF se viste de gala cada vez que recibe tan importantes visitas. A todas y todos quienes de alguna forma somos parte de este proceso institucional, felicitaciones. La Maestría en Educación Física es hoy una realidad que nos llena de orgullo, y que nos permite mirar de manera optimista hacia un futuro repleto de desafíos. Confío en que trabajando para superar esos mismos desafíos es que nos volveremos a encontrar dentro de poco tiempo.
Muchas gracias»