Proclama Día Internacional de la Mujer – ISEF 2018

41. (Exp. Nº 008450-000078-18)  –  Atento a la propuesta presentada en sala por el Orden Docente, en referencia a una proclama de la Comisión Directiva sobre el Día Internacional de la Mujer, antecedentes que lucen en el distribuido Nº 9/18, la Comisión Directiva del Instituto Superior de Educación Física, resuelve: 1.- agradecer a la agrupación Docente 16 de diciembre 2003, la presentación de la proclama, que detallamos a continuación:

“En vísperas de una nueva conmemoración del 8 de marzo, y a 110 años de la muerte de las 146 trabajadoras de la fábrica Cotton de Nueva York, deseamos transmitir al público en general algunas de las reflexiones que esta conmemoración nos genera.
Reconocemos que vivimos en una sociedad donde los modos hegemónicos de vincularse generan situaciones de vulnerabilidad hacia las mujeres. En nuestro caso, que nos desempeñamos comunmente en el ámbito educativo, aún hoy visualizamos instituciones educativas, donde los varones tienen prohibida la realización de determinados deportes como el handball y el hockey y las mujeres tiene prohibido jugar al fútbol y al básquetbol; en lugares donde los espacios para desarrollar la educación física, dividen a las personas por sexo, siendo el patio y las canchas deportivas al aire libre, de uso exclusivo para hombres, mientras que el salón o gimnasio interior (espacio cerrado) es de uso exclusivo para las mujeres.
Entendemos que es necesario problematizar este tipo de prácticas, así como también nuestro discurso, porque cuando se pone en juego el cuerpo es central que no haya una división predeterminada por sexo, porque eso limita la libertad de las personas y sobre todo atenta contra las relaciones igualitarias. La construcción de la igualdad en las relaciones entre las personas, implica recepcionar de manera crítica la herencia capitalista y patriarcal. Creemos que una manera de hacerlo es reflexionar sobre lo que cada persona hace en su vida pública.
Renovamos nuestro compromiso de trabajo hacia la igualdad de género en nuestro país, y convocamos a reflexionar sobre las grandes posibilidades de contribuir desde la educación del cuerpo, con prácticas que eviten y problematicen los estereotipos de género, la violencia y la discriminación, en la tarea cotidiana del profesional de la educación física en cada ámbito y espacio del territorio nacional.”